Según el informe de Estado de las Ciudades de América Latina y El Caribe – ONU HABITAT 2012, Lima es la segunda ciudad más densamente poblada de América Latina y la undécima a nivel mundial. Cuenta con casi nueve millones de habitantes y casi dos millones de viviendas, de las cuales alrededor del 60% han sido construidas por procesos de autogestión y autoconstrucción. ¿Cómo hace una familia en situación de pobreza para acceder a una vivienda en Lima? La política del Estado se ha basado durante décadas en otorgar tierra, mas no vivienda, encargándose solo de «facilitar» el acceso a los títulos de propiedad. Las familias acceden a una vivienda «formal», en un terreno que posee una serie de vulnerabilidades de las cuales deben hacerse cargo, eximiendo al Estado de responsabilidad civil y penal, en caso de que se produzca un desastre, por ejemplo, un fenómeno sísmico.

Por otro lado, cabe destacar que los «programas» del Estado para el acceso a una vivienda adecuada están diseñados para los sectores poblacionales medios y altos. Se dice que se estaránentregando más de 95 mil viviendas hasta el 2015, sin embargo, en esta cifra se incluyen viviendas del programa Techo Propio, casas de 55 metros cuadrados que se venden a 35 mil dólares. La pregunta en este caso es: ¿cómo están apoyando a aquellos sectores de pobreza y pobreza extrema? La respuesta continúa pendiente, en una realidad donde la ciudad seguirá creciendo, y donde el déficit cualitativo de las viviendas se calcula en casi un 60% del total de viviendas en la ciudad.terremoto

Lima se encuentra en el cinturón de fuego del Pacífico, y tomando en cuenta que desde hace más de cuatro décadas no se produce un sismo de consideración, mantiene una situación crítica si estimamos que es durante las últimas décadas en las que se ha producido un crecimiento acelerado y descontrolado de la ciudad. El Estado, por medio del Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento hizo estimaciones sobre los distritos de Lima con más alta vulnerabilidad y algunas ciudades del interior del país. Uno de los casos es el de Villa El Salvador, donde se estima que de producirse un sismo de consideración, por lo menos un 88% del total de viviendas sufriría daños severos o colapso, significando más de trescientos mil personas afectadas en solo uno de los 43 distritos que componen la ciudad.

A pesar de ello, se ha dado poco seguimiento a los procesos de gestión del riesgo que alertan, según un estudio del Sistema Nacional de Defensa Civil, sobre la posibilidad de resultar con más de 50 mil fallecidos y 200 mil viviendas colapsadas en una ciudad con las características de Lima.

En ese contexto es que hacemos un llamado a la comunidad internacional, acerca del inminente peligro que conlleva el tener una ciudad carente de políticas estatales de acceso a un hábitat digno y seguro, afectando a las mayorías pobres del país.

Share This