desco Opina – Regional / 12 de abril de 2010
Programa Urbano

El pasado mes de marzo, el presidente Alan García anunció que destinará S/. 1,300 millones de nuevos soles a programas de incentivos para los gobiernos locales aprobados mediante el Decreto Supremo N° 002-2010-EF  «Programa de Modernización Municipal» y el Decreto Supremo N° 003-2010-EF «Plan de Incentivos a la Mejora de la Gestión Municipal» con el objeto de impulsar a los gobiernos locales para que se modernicen y avancen hacia un enfoque por resultados, que beneficie a la población de sus localidades. ¿Estarán preparadas las municipalidades de distritos con menos recursos para afrontar este reto competitivo? Hasta el momento nadie les ha consultado al respecto.

Y no es que falten interlocutores para estas iniciativas del gobierno. Existen asociaciones de municipalidades (la AMPE y la REMURPE son solo dos de las más notorias) que pueden canalizar expresiones de interés y opiniones que contribuyan al perfeccionamiento de las normas referidas a la modernización de la gestión municipal y también a la distribución del Fondo de Compensación Municipal (FONCOMUN), colocando en agenda el tema de las asignaciones presupuestarias. Recordemos que las 1831 municipalidades del país son muy heterogéneas y no todas presentan las mismas condiciones en cuanto a gestión, infraestructura y recursos. Este tipo de espacios pueden incorporar sus opiniones en base a las necesidades que les atañen.

De acuerdo a lo estipulado en los decretos, para acceder al incentivo, los municipios deberán cumplir metas determinadas de acuerdo a resultados prioritarios para la población y a las necesidades de cada distrito. El mecanismo de incentivo será complementado con un programa de asistencia técnica para apoyar a las municipalidades con menores capacidades de gestión buscando que sean sostenibles. ¿Pero por qué no fortalecer esas capacidades antes de la competencia por el incentivo? De esa forma se podría equilibrar la participación y la mejora de los municipios con menos capacidades y mayores necesidades. El hacerlo de la forma descrita podría tener como consecuencia el retraso en el cumplimiento de las metas, haciendo que las municipalidades que accedan al famoso incentivo sean mucho menos de las que podrían hacerlo con una capacitación previa.

Viendo estos programas en detalle, tenemos que la transferencia de S/. 600 millones para el Programa de Modernización Municipal incluye optimizar la recaudación del impuesto predial y la reducción de la desnutrición crónica infantil, mientras que los S/. 700 millones destinados al Plan de Incentivos a la Mejora de la Gestión Municipal corresponden a los incentivos que de acuerdo a lo fijado por el MEF, deben plantear avances en la gestión financiera de las municipalidades, simplificación de trámites y mejora de servicios públicos e infraestructura.

Por otro lado, el caso del FONCOMUN, una importante fuente de recursos municipales no deja de ser preocupante. El Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) resolvió cambiar las reglas de asignación de este fondo, aprobando el Decreto Supremo (DS) N° 060-2010-EF que reconfigura los criterios de distribución entre todas las municipalidades del país que reciben la transferencia y que, por supuesto, tampoco pudieron intervenir en la no construcción de la ley.

Esto se enmarca en el contexto general de reconcentración del Presupuesto General de la República en el gobierno nacional, que aumentó en 23% frente a recortes presupuestales de hasta 20% a los gobiernos locales, contradicen la afirmación de «un Estado austero, descentralizado e incluyente» anunciado en todos los medios por el Presidente García. Tengamos en cuenta el aumento presupuestal en 21% para gastos corrientes y gastos de inversión en 43% para el gobierno nacional mientras los gobiernos locales han experimentado una reducción de 43% con respecto al año anterior.

 Bajo este clima se va acondicionando el ambiente para las elecciones presidenciales del próximo año, influenciando las decisiones de carácter económico asociadas al proceso de descentralización y concentrando sospechosamente los recursos en el gobierno nacional. Resulta esencial para los municipios, especialmente los más pequeños, acceder al espacio de toma de decisiones incorporando las observaciones y aportes que las municipalidades podrían brindar para mejorar la norma.

Es pertinente vigilar que esta serie de decisiones de carácter más bien re centralista con indumentaria democrática y de descentralización no estén alineadas con los intereses en juego en la campaña pre-electoral 2011 donde el gobierno participa intensamente.

Share This